jueves, 22 de julio de 2010

La fiesta murió

"...y uno en medio de la gente pide al cielo la toalla”
Rodolfo Edwards



La fiesta murió,
no hubo respiración cuerpo a cuerpo que la salve,
quedó agonizando, desangradosé en la trinchera,
sin puchos ni morfina.

La fiesta murió,
fue un duelo lleno de pionono y fernet;
ninguna tarada tuvo necesidad de ir al baño a perfumarse el vientre,
ningún idiota tuvo el tupé de secuestrar un mail,
y encima, ni siquiera estaban los putos de siempre,
que por lo menos hablan de teatro.

La fiesta murió,
se fue al descenso de local,
indigna, trágicamente aburrida, frígida,
más insulsa que chupar un codo,
gris topo, gris Londres,
gris auto nuevo de tu novio, gris pelota de handball,
insignificante, como una liebre muerta sobre la ruta,
tristísima, como esa tarde que me tuviste lástima,
mediocre, como un albañil al que no se le ve la raya del culo.

domingo, 18 de julio de 2010

Suponete

Suponete que te mienta,
suponete que soy un delivery con lluvia,
suponete que un árbol crezca en el cuerpo de una bala,
suponete que tu memoria tenga índice,
suponete que un pájaro lloré en tu altura,
suponete que me exilie del quilombo de tu paz,
suponete que ayer nunca fuimos un feriado,
suponete no se, que se yo, o sea,
suponete que empatemos,
suponete que perdamos,
suponete que tu papá lea estos poemas,
suponete que a tu mamá le de miedo,
suponete que te robe los lentes de contacto,
suponete que todo no se puede,
suponete que no nos alcance el tiempo para odiarnos,
suponete que esa noche nos dio pereza tanto futuro junto,
suponete que te fueras,
suponete que no da.

La estudiante de Letras apoyó el vaso en la mesa de luz,
soltó el humo, le acarició los rulos de su nalga,
y toda china y sonriendo, le dijo:

suponte, mi vida, suponte.

lunes, 12 de julio de 2010

Tu novio se parece a un arquero europeo


Tu novio se parece a un arquero europeo,
de esos que nadie sabe el nombre,
pero a pesar del olor corporativo
que despide la Panamericana los lunes a la mañana,
radio am, pantalón de gabardina y camisa planchada,
vos seguís en la comodidad de ser simpática.

Un solo latido de flores revienta
en la demagogia de tus labios,
haces caritas cómo si nunca
hubieses escuchado a Los Clash,
y entonces,
todo el calor que fuimos aburriendo,
hoy es simplemente un verano herido en tu playa,
un lagarto overo de tu campamento con lluvia,
o un fracaso dulce de tu vil corazonada.

jueves, 8 de julio de 2010

En el bullicio de un recreo

Lo importante es competir,
fue lo que nos dijo un profesor gordo de Educación Física,
mientras tus ojos se perdían en el bullicio de un recreo,
y nosotros, viles servidores de la inocencia,
perdíamos el equilibrio de lo imposible,
al verte pasar con tu olor a colonia,
perlitas en las orejas
y un misterio tímido en tu mochila de jean.

Aquella mañana,
conocí la incertidumbre
y te sentí desnuda en el futuro de mis brazos.

domingo, 4 de julio de 2010

Víctima


A mi amigo Sastián Bonaudo






Víctima,
que le mando un mail sin asunto al victimario,
tan pero tan víctima,
un Johan Cruyff de la culpa,
hipócrita lloroncito, acurrucado en los rincones de la línea D,
Basta de ser el que pierde siempre,
Basta del presagio Maya,
Basta de sobornar al tiempo,
Nietzche descartable,
vitalicio del Holocausto del Messenger.

Me da nauseas mi espasmo, mi carita de Tissue como foto de perfil,
bola de pool de parrilla en la ruta,
apocalipsis de monoambiente,
exploto en cólera al verme como un amanecer de martes frío,
con el corazón en compota,
que me muero, que no,
que sobrevivo dos horas,
que vas a ir a mi velorio a comer cremona,
que me muero, ay te juro que me muero,
que hago sin su siesta,
que hago sin mí,
que hago sin ella y sin las vueltas que da la vida,
a dónde voy a parar, a dónde voy a dormir,
andate donde quieras, andate donde puedas,
pero ¡levantate putita!,
afuera te esperan los mortales,
primaveras y aburrimientos.

Deja de pedir amarillas,
deja de llorar para las cámaras,
chupetín sucio, aeropuerto lleno,
tumor benigno, flipper apagado,
asumí el asfalto que te toca, asumí la carne que se pudre,
hacete cargo del recuerdo, hacete cargo de la noche,
y no seas tan irrepestuoso...

¿Sabés lo que te hace falta para merecer la derrota?